YIN YOGA

Es una práctica restaurativa, a base de posturas que se sostienen de manera relajada. Al relajar los músculos del cuerpo, se llega a tejidos más profundos: tejido conectivo, tendones, ligamentos… Ayuda a soltar las tensiones más profundas del cuerpo y prepara la mente para la meditación.